Red Bull Racing enfrenta su primera crisis profunda en la Fórmula 1: el incierto escenario que podría hacerlos perder a su piloto estrella

0
8
Max Verstappen es uno de los mejores pilotos de la actualidad junto con Lewis Hamilton (Foto: Reuters)
Max Verstappen es uno de los mejores pilotos de la actualidad junto con Lewis Hamilton (Foto: Reuters) (BRYN LENNON/)

En solo cinco años Red Bull conquistó la Fórmula 1 con ocho títulos mundiales seguidos, cuatro de Pilotos, con Sebastian Vettel, y otros tantos de Constructores. Luego tardó otro lustro para completar el podio y con los motores de Honda recuperó la alegría. Esa combinación ilusionó a muchos, en particular a los nostálgicos que vieron la reivindicación de la fábrica nipona cuyos impulsores llevaron a la gloria a Ayrton Senna. Pero Netflix ya debe estar produciendo un capítulo aparte para la tercera temporada de “Drive to Survive”, la serie de la categoría. Tiene para hacer dulce y dedicárselo a la bomba del año que es el anuncio del retiro de los japoneses a fines de 2021. Ahora la escudería austríaca, la única que este año le da pelea a Mercedes, se quedó sin fierros para 2022. Vive una encrucijada sobre su futuro y el de su figura, Max Verstappen.

La marca de la bebida energizante siempre buscó impactos de marketing en el deporte. Vio en la F-1 una excelente plataforma de negocios y por eso entró en 2005 ocupando el lugar de Jaguar. Pronto marcó su estilo. Era el team joven, que colaboró con el glamour de la categoría y le dio un toque cool. Por ejemplo, sus monopostos fueron carteles publicitarios para eventos especiales como una película de La Guerra de las Galaxias. En su segunda temporada plasmó su primer podio, producto del tercer puesto del escocés David Coulthard en Mónaco.

Luego emplear motores de Cosworth (2005) y Ferrari (2006), en 2007 empezó su exitosa sociedad con Renault. En 2009 llegó su debut triunfal gracias a Vettel, quien terminó subcampeón del inglés Jenson Button. En 2010 el alemán y su equipo comenzaron la racha de campeonatos que terminó en 2013. Red Bull pasó a ser el equipo a batir. Después le costó adaptarse a los impulsores híbridos que llegaron en 2014.

Pero, si bien recuperaron el protagonismo con Renault, en 2018 llegó una ruptura por parte de Red Bull para usar los fierros de Honda que ya era proveedora de Toro Rosso (hoy Alpha Tauri), que es su equipo satélite. El acuerdo en ese momento fue por dos años, 2019 y 2020, y luego se extendió hasta 2021. En tanto que la desvinculación de la marca del Rombo no fue en buenos términos, sumada a la imprevista salida de Daniel Ricciardo del equipo austríaco al francés…

Christian Horner es el encargo de liderar a Red Bull (Foto: Reuters)
Christian Horner es el encargo de liderar a Red Bull (Foto: Reuters) (POOL/)

En 2019 la combinación Red Bull-Honda fue de menor a mayor. Verstappen obtuvo tres victorias y terminó tercero en el campeonato. Su escuadra completó el podio en el Campeonato de Constructores. En tanto que Toro Rosso también dio un salto de calidad con los impulsores japoneses y una muestra fue cómo Pierre Gasly bancó la parada ante nada menos que Lewis Hamilton y le ganó la segunda posición en Brasil.

“Creo que la gran diferencia que hemos tenido con Honda es que la retroalimentación es constante y el trabajo es inmediato”, explicó Verstappen. “Hemos logrado un excepcional balance entre la tecnología del motor y la ingeniería de aerodinámica que el equipo encontró a lo largo de la temporada. Hoy estamos un paso por detrás de Mercedes, pero estoy seguro que el segundo año de trabajo con Honda nos traerá aún mejores resultados”, concluyó el análisis del holandés al final de temporada.

Max no se equivocó. En 2020 detrás del todo poderoso equipo Mercedes y de Hamilton, que se encamina a su séptimo título, se ubicó Verstappen para darles pelea al inglés y a su compañero Valtteri Bottas, que ganó la última fecha disputada en Rusia. El holandés venció este año en el Gran Premio 70 Aniversario corrido en Silverstone, donde la categoría nació en 1950. Una victoria con retrospectiva, ya que Honda ratificó que es un gigante y con perspectiva, con un buen horizonte…

Hasta que llegó la bomba de este viernes en la que Honda informó que se retirará al terminar el ejercicio 2021. Según su comunicado de prensa, indica que “busca neutralizar las emisiones de dióxido de carbono para 2050”. Podría haber otro motivo que está vinculado al divulgado. Se trataría de un cambio de estrategia de marketing ante una crisis económica global a causa de la pandemia de COVID-19. Entonces el dinero que se habría invertido a su programa de F-1 se destinaría al desarrollo de las energías alternativas.

Lo concreto es que la salida de Honda fue sorpresa para todos, menos para los que están adentro del circo o al menos para los responsables de Red Bull. Ellos lo supieron antes. Incluso esta desvinculación debe haberse tratado en la firma del nuevo Pacto de la Concordia, el acuerdo de división de ganancias por derechos televisivos y comerciales, cuyas flamantes reglas entrarán en vigencia el año próximo y terminarán en 2025.

Los popes de Red Bull; su dueño, Dietrich Mateschitz; su jefe de equipo, Christian Horner; y su responsable técnico -por sobre todo-, Adrian Newey, estuvieron al tanto de la partida de Honda previo a que la noticia tomó estado público. Incluso hace un tiempo deben haber arrancado las negociaciones sobre cómo encarar lo que viene. Se trata de un futuro difícil y de un gran desafío, justo para 2022, cuando cambiará de lleno el reglamento técnico con los nuevos autos.

“La decisión de Honda presenta desafíos obvios. Estamos bien preparados y equipados para responder de manera efectiva, como lo hemos demostrado en otros momentos”, aseguró Horner en la página oficial de la Máxima. El team-manager inglés es la cabeza del equipo que aparte de sus ocho campeonatos corrió 296 carreras, logró 63 victorias, 177 podios, 62 poles positions y 66 récords de vueltas.

En tanto que el director deportivo de Alpha Tauri, Franz Tost, admitió que ahora el peor trabajo lo tienen ellos y que les será difícil encontrar un socio que iguale a Honda en todos los sentidos: “Ciertamente, respetamos el motivo de la decisión de Honda de centrarse en iniciativas medioambientales y el logro de la neutralidad de emisiones. Pero para nosotros no será fácil encontrar un socio de motores como Honda, pronto comenzaremos a explorar todas las posibilidades para encontrar lo mejor a partir de 2022”.

Por su parte, Red Bull está ante su carrera más difícil. Primero porque en el contrato de Verstappen, que acaba de renovarse hasta 2023, habría una cláusula que le permitiría irse al holandés si después de 2021 no tiene un auto competitivo, según informó De Telegraaf ¿Si esto ocurre y aparece una propuesta Mercedes, Ferrari u otro equipo fuerte?

Luego porque salir a buscar motores siempre es un problema. Tampoco abundan proveedores: Mercedes tendrá tres clientes en 2021: Williams, Aston Martin (hoy Racing Point) y McLaren. Ferrari tiene dos, Haas y Alfa Romeo. Además, es poco probable (por no decir imposible) que Mercedes y Ferrari, dos competidores directos, acepten entregarles fierros. Y si así fuese ¿Red Bull contaría con los mismo elementos…?

Un escenario difícil: que Mercedes o Ferrari le den los motores a Red Bull (Foto: Reuters)
Un escenario difícil: que Mercedes o Ferrari le den los motores a Red Bull (Foto: Reuters) (KIRILL KUDRYAVTSEV/)

ALTERNATIVAS VIABLES

Cyril Abiteboul, el líder de Renault (Foto: Reuters)
Cyril Abiteboul, el líder de Renault (Foto: Reuters) (LOREN ELLIOTT/)

Una es volver a las plantas motrices de Renault, que pasará a llamarse Alpine F1 Team en 2021. Su jefe, Cyril Abiteboul, tampoco guarda un buen recuerdo de su par Horner. Sin embargo, la F-1 es como la vida misma. Todo vuelve. Y más cuando las partes estuvieron cara a cara en la firma del nuevo Pacto de la Concordia. El camino para poder acercarlos es algo que está a cargo de un ex colega de ellos, futuro director ejecutivo de Formula One Management (la empresa que maneja los derechos comerciales de la F-1), Stefano Domenicali, que dirigió a Ferrari de 2008 a 2014. El italiano, que reemplazará a Chase Carey en 2021, en lo fáctico ya está involucrado en los movimientos internos.

La otra posibilidad es que Red Bull se haga cargo del mantenimiento y desarrollo de los motores que le deje Honda. “Red Bull tiene el poder y las posibilidades de tomar el control y continuar con el asunto. Desde finales de 2021 el motor estará más o menos congelado. Hasta entonces Honda irá a toda máquina porque quiere retirarse con el título. Desde ese punto de vista, eso puede ser una alternativa”, declaró Ralf Schumacher (ex piloto y hermano de Schumi), en una entrevista a Sky Sport News HD de Alemania.

Para este año Honda tuvo la intención de pelearle el campeonato a Mercedes. Aunque con el correr de las fechas la escuadra alemana ratificó su dominio. Esto agregado a algunos problemas de fiabilidad del impulsor nipón, impidió una pelea más fuerte. Sin embargo, no hay dudas de que Red Bull hoy es el segundo equipo (en gran medida por la faena de Verstappen) y que se quedará con el subcampeonato de Constructores.

No se cumplirá en el presente ejercicio la meta de recuperar la gloria, que como motorista Honda la consiguió por última vez en 1991 en su sociedad con McLaren y con Senna al volante. Tendrá una empresa gigante que es doblegar al imbatible equipo Mercedes. De conseguirlo habrán pasado 30 años de aquel logro y la casa japonesa se despediría a lo grande. Por eso su CEO, Takahiro Hachigo, sostuvo que no escatimarán sus esfuerzos en el desarrollo, manteniéndose totalmente concentrados en tratar de ayudar a Red Bull a ser campeón, según informa Motorsport.

Honda intentará cerrar el 2021 con un título en la Fórmula 1 (Foto: Reuters)
Honda intentará cerrar el 2021 con un título en la Fórmula 1 (Foto: Reuters) (Jerome Miron/)

“Todavía nos quedan siete carreras esta temporada”, aseveró Hachigo sobre los objetivos a corto plazo de Honda en la F-1. “El año que viene tendremos otra temporada y haremos todo lo posible para tratar de ganar. El próximo año lanzaremos nuestra nueva unidad de potencia para que podamos hacerlo bien junto a Red Bull. Y vamos a ir a por el campeonato”, sentenció.

No obstante, habría un tercer camino. Se trataría del posible interés de Volkswagen por la F-1 si a partir de 2023 se empiezan a usar combustibles sintéticos, que reducen un 80 por ciento la emisión de dióxido de carbono. El presidente del consejo de administración del Grupo Volkswagen, Herbert Diess, en un posteo de Linkedin aseveró que “si la F-1 usara combustibles sintéticos, sería más emocionante y divertida que la Fórmula E”.

El presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), Jean Todt, le indicó a Auto Motor und Sport, que “si (Diess) tiene intención de entrar a competir en F-1, solo puedo decirle que bienvenido”. Hoy el Grupo VW está presente en la Fórmula E con equipos que representan a Porsche y Audi. Si se diera esta incorporación, al menos en un principio como proveedor de motores, podría ser una chance para Red Bull.

En 2020 solo falta saber cuándo Hamilton y Mercedes abrocharán sus nuevas coronas. Otra fija es que Red Bull y Verstappen terminarán detrás de ellos. Su moral está alta, aunque perder a un proveedor de motores siempre es grave y más si se trata de Honda. Saben que no tienen tiempo que perder para definir su futuro. Es que la F-1 en ocasiones tiene golpes de escena tan rápidos como sus autos en la pista.

Seguí leyendo

Cambio inesperado en la Fórmula 1: el anuncio de Red Bull Racing que disparó los interrogantes en la competencia

La relación de Lewis Hamilton con su padre: de hipotecar varias veces su casa para costearle la carrera a “romperle el corazón” y estar más de un año sin hablarse

Fernando Alonso íntimo: cómo traslada su obsesión competitiva hasta al supermercado, sus miedos y cómo prepara su regreso a la Fórmula 1

Mick Schumacher hará su estreno en la Fórmula 1 en la próxima fecha