Trabajó en el proyecto Barcelona, dejó Boca para llevar la filosofía de La Masía al Ascenso y hoy llegó a Primera: “Soy absolutamente fanático de la idea”

0
12
Diego Martinez Godoy Cruz
Diego, en Godoy Cruz, su nuevo desafío (Foto: Godoy Cruz)

Más allá de lo recogido en su vasta trayectoria como mediocampista en el Ascenso, Diego Martínez se había terminado de formar como entrenador en el proyecto Barcelona, el plan con el que el club blaugrana había desembarcado en Argentina para hacer pie en Sudamérica y buscar “nuevos Messis”; incluso hizo un master en la Masía y logró la foto que atesora en su imagen del Whatsapp: sus hijos, con una sonrisa que excede sus rostros, junto a Lionel Messi. De ahí pasó a transmitir sus conocimientos en la cantera de Boca, pero su espíritu inquieto pudo más que la seguridad, que el hecho de estar trabajando en uno de los clubes más poderosos del continente.

Lo llamaron de Ituzaingó, que entonces participaba de la última categoría del fútbol argentino, la Primera D. Y agarró el bolso, convocó a su cuerpo técnico y se mudó a la zona Oeste del Gran Buenos Aires, con la expectativa de inyectar la filosofía Barcelona en el fútbol humilde del Ascenso, lejos de las luces que acaparaba el tiki taka del mítico equipo de Pep Guardiola y Lionel Messi.

Estás en un club como Boca y si te va mal en Primera D y te quedás sin trabajo… Se me pasó por la cabeza, pero siempre analizando las situaciones, tratando de ver cada oportunidad que se presenta en la vida. Voy atrás de mi sueño, de lo que me apasiona y me hace feliz. Estaba en Boca, que te da todo, y sentía que para salir de la zona de confort, el paso de dirigir una primera división lo quería tener. La oportunidad de Ituzaingó me pareció seria, era buena chance de demostrar una idea, una forma de trabajar. Y que a partir de esa forma podía desarrollarse un modelo de juego como el que teníamos en la cabeza”, cuenta Martínez, de 41 años, en diálogo con Infobae.

Y lo que podía parecer una jugada arriesgada resultó el primer paso de un recorrido por todas las categorías del Ascenso que le permitió ganarse un nombre. De la Primera D, a la C, luego a Primera B, el saltó a la Primera Nacional. Martínez condujo al León, Cañuelas, Comunicaciones, Midland y Estudiantes de Caseros, al que hizo ascender a la segunda categoría del fútbol local, lo transformó en uno de los animadores del certamen y lo metió en semifinales de la Copa Argentina. Lo exhibido por sus equipos provocó el llamado de Godoy Cruz, que lo convocó para su primera experiencia en la Liga Profesional de Fútbol.

“Es un crecimiento que teníamos en nuestra cabeza. Nos tratábamos de preparar año tras año, somos un cuerpo técnico joven e inquieto, esperábamos esta chance y, cuando se dio la posibilidad Godoy Cruz, no lo dudamos y entendíamos que iba a ser una buena posibilidad para proponernos ser cada vez mejores”, explica.

-¿Cuál es la idea de juego de Diego Martínez?

-Buscamos tratar de armar la idea en función del arco rival y de ser superiores al adversario desde el juego, y que esa superioridad se vea traducida en oportunidades de gol. Buscamos un juego asociado, de posesión, pero generando situaciones; planteando un equipo equilibrado, intentando sufrir lo menos posible en la faz defensiva. Si tenemos que elegir, tomamos riesgos para que las cosas sucedan antes que esperar o buscar el error del rival. Proponemos para que las cosas sucedan.

-Durante mucho tiempo se instaló que en el Ascenso, por los estados de muchos campos de juego o distintos factores, no es fácil proponer un juego vistoso, con el balón por el piso.

-No casualmente fuimos a un club como Ituzaingó, que nos brindó las mejores características, lo mismo en Cañuelas, Estudiantes, Comunicaciones; con los campos de juego siempre en buen estado y donde las posibilidades de llevar adelante un modelo de juego como el nuestro eran más factibles. Es lo que me apasiona, identifica y me gusta. El fútbol profesional se mide mucho en base a los resultados, el cómo lo tenemos muy claro, por eso las formas son muy importantes. Somos muy competitivos, vivimos del resultado, pero hemos logrado de que después de cada proceso la identidad del equipo apareció.

-¿Y cuando llegaste a Ituzaingó con la bandera del juego del Barcelona qué recepción tuviste?

-La recepción fue muy buena, a los jugadores les encantan los desafíos, se sienten con el control, con el manejo, por buscar que las cosas pasen. Es algo que te hace sentir mejor, en cuanto a que vos tomás el dominio de las cosas. Ser vertiginoso y generar situaciones… No conozco a ningún futbolista que no le guste.

-Sin embargo también hay otras estrategias que también reportaron éxito, ¿los jugadores se sienten más cómodos con una forma que con otra?

-A partir de las características del deporte en sí, ninguna forma te asegura que vas a ganar, uno trata de ser genuino con lo que siente y con la idea. Lo importante es que los jugadores estén convencidos de que esto los va a acercar a ganar.

-¿Cómo decidiste ser entrenador y elegir el camino que elegiste?

-Siempre fui muy competitivo, desde chico. Para jugar con mis amigos, en cualquier situación de juego o de sentir este deporte. Siempre me consideré un jugador de equipo, no individualista. Había algo en mí, además de ser profe educación física; el hecho de trabajar en el proyecto Barcelona en Buenos Aires me dio el día a día. ¿Cómo era la preparación del futbolista en la semana de trabajo? Veníamos de una idea del atletismo, de los deportes individuales, y hoy el futbolista se prepara de otra manera, es algo más integral. En el proyecto Barcelona encontré, junto a todo, las bases para darles sentido a muchas preguntas mías. Uno sigue en eso, en el camino de preguntarse, de corregir cosas, de adaptarse a otras.

-La idea suena interesante, ¿pero su aplicación no depende de los jugadores con los que cuentes?

-Los futbolistas los elegís en base a un modelo de juego. Las características del modelo la dan los jugadores. Pero siempre dentro de parámetros y conductas comunes a los distintos sistemas de juego.

-¿Quiénes fueron los mejores entrenadores que tuviste?

-Lo tuve a Coqui Raffo como jugador. Y él me había dicho que el día que dejara de jugar empezaba a trabajar con él. Tuve una cuarta operación de rodilla, fui a hablar con él y me di cuenta de que estaba para dar ese paso, aun con un contrato de un año vigente como futbolista en Estudiantes. Lo decidí un viernes y lunes ya estaba trabajando. El duelo lo hice trabajando. Él y Salvador Pasini fueron los entrenadores que más me marcaron. Tomé muchas cosas de ellos de lo que soy hoy como entrenador, tanto dentro como afuera; en el armado, en la relación con los jugadores… En el Ascenso hay gente muy capacitada. Una muestra es Sergio Rondina, que empezó en el Ascenso y pudo tener estabilidad en el fútbol de élite.

Diego Martinez Godoy Cruz
“Muchos de estos jugadores son los que llegaron a clasificarse a una Copa Libertadores, los que salieron segundos, junto a chicos del club que son muy capaces”, dice sobre el plantel que dirige en Mendoza (Foto: Godoy Cruz)

-¿Cuáles fueron las respuestas que encontraste en el proyecto Barcelona?

-Fueron seis meses en el proyecto Barcelona, tomé las bases de la metodología. Cómo es la forma en que conciben los deportes de equipos, a partir de las enseñanzas de Paco Seirulo y Joan Vila; el hecho de entrenar a partir de situaciones reales de equipo, poner al deportista como centro. Coordinar las capacidades físicas, cognitivas, técnicas, emocionales.

-Barcelona viene de recibir un golpe duro ante el Bayern Múnich, un 2-8 impensado hace una década. Al mismo tiempo, hay vertientes de análisis futbolístico que ya empezaron a señalar que el estilo Barcelona está quedando atrás ante rivales con la dinámica y la presencia física que exhibieron los alemanes. ¿Creés que debe cambiar algo?

-La esencia del Barcelona es la misma y debe seguir en el mismo camino, soy absolutamente fanático de la idea y de la filosofía del club, en el fútbol y en la vida. El hecho de relacionarte con un elemento y que todos se sientan importantes a partir de eso. Se trata del juego colectivo, asociado, y desde el juego ser superior al rival. ¿El fútbol hoy es más vertiginoso? Puede ser. Cuando Luis Enrique llevó a Luis Suárez y los juntó con Messi y Neymar, buscó transiciones rápidas cuando al equipo lo presionaban rápido, ahí generó algo más directo. Pero no cambió ni debe cambiar. En toda la historia Barcelona ha sufrido momentos de crisis, porque es difícil sostenerse. Hace más de 15 años da pelea en cosas importantes, salvo este año, que no logró un título. Esto es fútbol y en esas instancias son tan mínimos los detalles que te hacen ir para un lado u el otro… Este año peleó el torneo, estuvo cerca en la Copa del Rey, y sufrió con el Bayern, un equipo intenso, preparado y de juego muy ofensivo. Sin cambiar la esencia, tendrá que ver la manera de ser un equipo que esté a la vanguardia.

-A tal punto llegó la crisis este año que hasta chocó de frente con Messi

-Messi es lo más grande que vi, el jugador más excepcional que pude disfrutar. Soy absolutamente fanático de él, me gusta lo que muestra en la cancha, escucharlo en sus declaraciones, su carácter recontra ganador; lo único que quiere ser cada día mejor. Después, las decisiones las toma él junto a su entorno familiar. Pero es lo mejor que vi, es un jugador que, realmente, con su forma de ser, me ha ayudado en la crianza de mis hijos, para lograr transmitirles ciertos valores.

-Ahora te tocará intentar llevar la filosofía que pregonás a Godoy Cruz, que en el último torneo no tuvo buenos rendimientos y en esencia tiene un plantel joven

-Es lo que tratamos de hacer en cada club en el que nos toca estar, tratar de convencer a los jugadores de que nos ayuden a darle forma a la idea. Muchos de estos jugadores son los que llegaron a clasificarse a una Copa Libertadores, los que salieron segundos, junto a chicos del club que son muy capaces.

-Junto a tu cuerpo técnico pasaron por todas las categorías y llegaron a Primera, ¿cuál es el siguiente paso?

-Prepararnos para el primer partido del campeonato, que el equipo juegue como queremos todos los que somos parte del club. Después de ese primer partido, prepararnos para el segundo. Venimos de Estudiantes, donde pasamos los dos años más importantes en la carrera de este cuerpo técnico, fuimos felices, logramos un trabajo espectacular con la gente del club. Y queremos seguir en el mismo camino.